No hay duda: con las tiendas en línea de alimentos, el software se está comiendo el mundo

Empujado por el distanciamiento social impuesto por el COVID-19, el ecosistema de tiendas en línea de productos alimenticios es cada vez más diverso e innovador. La colombiana Merqueo es un buen ejemplo de un modelo de negocios sólido en un mercado en constante transformación.

Image

En 2011, el reconocido inversor en capitales de riesgo Marc Andreesen acuñó la expresión “el software se está comiendo el mundo”. No obstante, hasta hace poco, los productos alimenticios eran una de las pocas áreas que venía resistiendo la digitalización. Después de todo, ¿a quién no le gusta echar un ojo a los productos deambulando por los pasillos de un supermercado? ¿O poder tomar las frutas y verduras para olerlas y comprobar que están perfectamente maduras?

Gran número de consumidores se sentían razonablemente satisfechos con los supermercados tradicionales hasta que las tiendas en línea de alimentos se convirtieron en el “maná caído del cielo”. El COVID-19, el confinamiento y el distanciamiento social hicieron que, de un momento a otro, millones de compradores mundiales se trasladaran a la nube; y tuvimos la suerte de que las tiendas en línea estaban listas para asumir el desafío. Ya se estaba cocinando algo y muchas empresas emergentes habían estado preparándose y tomando posición en la cadena de valor de los alimentos con modelos de negocio que van de lo sencillo a lo altamente exigente.

El ecosistema de tiendas de alimentos virtuales es cada vez más diverso e innovador. Por un lado, aquellos enfocados en “la última milla” obtienen los productos de supermercados existentes y se los entregan a los consumidores finales. Instacart en Estados Unidos, y Cornershop y Rappi en América Latina son ejemplos. En el otro extremo del espectro, las tiendas en línea con estanterías completas son dueños de la mercadería, que obtienen de sus propios almacenes “oscuros” (generalmente automatizados). Algunos de los actores más prominentes de esta categoría incluyen a GoPuff y Freshdirect en Estados Unidos, Ocado en el Reino Unido y Merqueo en Colombia.

Grafica

Existe un sinfín de otros modelos de negocios especializados. En Europa, Gorilla se especializa en la entrega de productos pequeños… en menos de diez minutos. En Estados Unidos, Imperfect Foods ofrece una membresía para el envío semanal de frutas y verduras que se ven mal pero que están en perfectas condiciones, y así ofrecer una solución al problema de 20.000 millones de libras de productos frescos que se desperdician por año en los establecimientos agrícolas del país. En Colombia, Frubana opera una plataforma en línea B2B que obtiene frutas y verduras directamente de pequeños productores y las distribuye en restaurantes sin la presencia de intermediarios.

Pero ¿se puede pensar que las tiendas en línea de alimentos son una moda pasajera inducida por la pandemia? No parece ser así, ya que la única explicación de por qué el modelo tradicional de venta de productos alimenticios ha sobrevivido durante tanto tiempo, con muy poca innovación a pesar de tener problemas estructurales, es que es un hábito arraigado.

Los clientes de los supermercados pueden padecer largas colas, estacionamientos repletos y mercadería mal exhibida. En muchas instancias, los productos son aún más costosos que sus alternativas en línea. El modelo tiene que incluir los volúmenes inmorales de desperdicio de alimentos, de hasta el 30% de los desechos de los supermercados en Estados Unidos. Además, los supermercados ocupan miles de pies cuadrados normalmente en partes costosas de las ciudades. Por comparación, las tiendas en línea de productos alimenticios ocupan lo que una aplicación en la pantalla de un teléfono: una pulgada cuadrada.

La menor utilización de comercios físicos también reduce el consumo de agua y electricidad. Es interesante que, en la carta a los accionistas de Amazon de 2020, Jeff Bezos haya señalado que, gracias a la optimización de las rutas, la capacidad de transporte y la reducción de las tareas de embalaje intermedio, “las entregas de productos alimenticios por compra virtual generan un 43% menos de emisiones de carbono por artículo, en comparación de la compra realizada en los comercios”.

El sector está atrayendo grandes cantidades de capital. Esto se evidencia en las altísimas valoraciones de participantes como Grubhub, Delivery Hero y DoorDash y los más de US$14.000 millones invertidos en el sector desde que comenzó la pandemia. América Latina y el Caribe (ALC) también ha experimentado una fuerte actividad. General Atlantic lideró una de las rondas A más grandes de ALC para Justo, mientras que BID Invest y Clean Technology Fund aprobaron recientemente una inversión Serie C para Merqueo. BID Lab también ha invertido indirectamente en el espacio más amplio a través de inversiones en fondos de capital riesgo. En este sentido, SP Ventures es inversionista en Frizata, una startup de alimentos congelados, mientras que NXTP Labs tiene la aplicación regional de entrega de alimentos Pedidos Ya en su cartera.

Sin embargo, la alimentación en línea forma parte de un concepto más amplio: la tecnología alimentaria. Según Emerging Tech Research, la financiación de riesgo global para nuevas empresas alimentarias de tecnología aumentó a US$10.100 millones en el primer trimestre hasta 2021, para un total de 241 operaciones. En LAC, BID Invest participó en la Ronda C de ProducePay, que recaudó US$48 millones para una plataforma de fintech y comercio electrónico que brinda a los pequeños agricultores avances sobre las ventas de productos agrícolas en EEUU.

Por estas razones, los supermercados tradicionales de América Latina están tomando nota. Si bien muchos están siguiendo activamente estrategias multicanal (desde la recogida en la calle hasta la entrega a domicilio), otros todavía afrontan dificultades con la transformación digital. En cualquier caso, la ventaja de la participación en línea de bienes de consumo envasados ​​es enorme. La penetración de la región es actualmente de menos del 3% en 2020, muy por debajo de los EE. UU. (10%), el Reino Unido (17%) y China (25%). Hay mucho en juego, teniendo en cuenta que, para gran parte de la población, una gran parte de los ingresos se asigna a los comestibles.

Las tiendas familiares representan hasta el 30% de las ventas en algunos mercados de ALC. Muchos están comenzando a adoptar soluciones digitales, a veces con el apoyo de actores especializados como Increase en Argentina, Cívico en Colombia y Wabi en México. BID Lab apoya varias iniciativas basadas en soluciones de bajo costo, ya que toda la cadena de valor alimentaria reconoce la necesidad de transformarse. Por ejemplo, el famoso chef peruano Gastón Arcurio fue incentivado por la pandemia a crear una plataforma de información digital para monitorear los datos de producción y la trazabilidad del producto, en beneficio de más de 200 PYME que ofrecen productos orgánicos.

Esto resalta la relevancia de este sector para los bancos de desarrollo y los inversores de impacto. El modelo de alimentación en línea no solo puede brindar resiliencia a las PYME locales, sino que también puede promover la compra de grupos comunitarios, fomentar el empleo entre las minorías y las mujeres y reducir el desperdicio de alimentos, al tiempo que hace que las ciudades sean más inclusivas y reducen las emisiones de efecto invernadero.

Como ocurre con muchas cosas "digitales", el valor reside en los datos. Un supermercado tradicional sabe poco sobre su comprador típico, que incluso puede estar pagando en efectivo. Los supermercados en línea se benefician de un conocimiento más profundo de los comportamientos y direcciones de los clientes. La inteligencia artificial y otras herramientas brindan una experiencia más personalizada, como recomendaciones contextualizadas. Asimismo, la analítica empresarial también puede ser monetizada con proveedores.

Diez años después de que Marc Andreesen acuñara su famosa cita, de hecho parece que "el software está comiendo ... comestibles". ¡Valga el juego de palabras!

Autores

Irene Arias

Irene Arias Hofman es la CEO de BID Lab, el laboratorio de innovación del Grupo del Banco Interamericano de Desarrollo, la principal fuente de financi

Guillermo Mulville

Guillermo lidera el equipo de Telecomunicaciones, Medios y Tecnología (TMT) de BID Invest, adonde ingresó en 2016. Es responsable del desarrollo de

Development Impact

Posts Relacionados

  • Image
    Por qué los bonos temáticos pueden ser un éxito en América Latina y el Caribe

    Las acciones tradicionalmente han dominado el mercado para las inversiones en ASG, pero los bonos verdes, sociales y sostenibles, también llamados bonos temáticos, son lo último. América Latina y el Caribe está muy bien posicionada para beneficiarse de este nuevo tipo de inversión.

  • Image
    Cinco cosas que deberías saber sobre los bonos azules

    Los bonos azules son una nueva clase de activos que ayuda a resolver desafíos relacionados con el agua, crear oportunidades comerciales sostenibles y favorecer una gestión responsable de los océanos. Un informe de BID Invest y el Pacto Mundial de las Naciones Unidas analiza esta forma única de movilizar capital.

  • Image
    No hay duda: con las tiendas en línea de alimentos, el software se está comiendo el mundo

    Empujado por el distanciamiento social impuesto por el COVID-19, el ecosistema de tiendas en línea de productos alimenticios es cada vez más diverso e innovador. La colombiana Merqueo es un buen ejemplo de un modelo de negocios sólido en un mercado en constante transformación.