Pasar al contenido principal

La innovación impulsa la productividad, los salarios y las ventas en el Caribe

Un reciente estudio realizado por BID Invest y FinDev Canada a partir de encuestas realizadas a más de 1,000 empresas en siete países del Caribe en 2020, reveló que invertir en productos, servicios, procesos, métodos o canales de distribución nuevos o mejorados impulsa la productividad y las métricas financieras, y además puede hacer que las empresas estén mejor preparadas ante las crisis.

Imagen de una mujer caribeña de pie en un taller de costura.

Si la innovación es tan importante, ¿por qué muchas economías de América Latina y el Caribe invierten tan poco en ella? El Índice Global de Innovación 2023 (EN) muestra que nueve países de América Latina y el Caribe están por debajo de lo que se esperaría con respecto a indicadores sobre innovación. Incluso el país líder de la región ocupa el puesto 49 entre 132 economías. Pero es la región del Caribe la que queda particularmente rezagada ante otras regiones en términos de innovación y desarrollo de ecosistemas de innovación.

Impulsar la innovación en el sector privado en el Caribe requiere una mejor comprensión de qué impulsa a las empresas a innovar y qué les impide hacerlo. Un estudio reciente de IDB Invest y FinDev Canada ofrece algunas pistas tras analizar datos de más de 1,000 empresas en siete países del Caribe recopilados a través de la encuesta de Innovación, Desempeño Empresarial y Género de Compete Caribbean en 2020, en medio de la pandemia. 

El estudio también explora la conexión entre la innovación y el desempeño empresarial, y cómo la innovación influenció las acciones de las empresas frente a los desafíos planteados por la crisis sanitaria.

Para empezar, ¿quiénes son los innovadores y cómo están innovando? Como es de esperarse, las grandes empresas son más propensas a innovar que sus contrapartes más pequeñas. De manera similar, las empresas del sector de servicios tienden a ser más innovadoras que las de manufactura. Solo el 20% de las empresas en la muestra innovaron, lo que significa que introdujeron un producto, servicio, proceso, método o canal de distribución nuevo o significativamente mejorado. 

La forma más común en que las empresas innovaron fue mediante la introducción de nuevos productos (16%), seguida de nuevos métodos de producción o distribución (15%). Aproximadamente la mitad de estas empresas desarrollaron sus propias innovaciones, mientras que alrededor de un tercio adoptó innovaciones disponibles en el mercado. 

Gráfico sobre el impacto de la productividad de distintos tipos de innovación

Fuente: Acevedo et al. 2023, La innovación y el desempeño de las empresas en el Caribe.

Del mismo modo, aproximadamente la mitad de las empresas financiaron sus propias innovaciones. Finalmente, las empresas lideradas por mujeres realizan son tan propensas a innovar como sus contrapartes dirigidas por hombres.

A continuación, el estudio examinó cómo la innovación afecta el desempeño empresarial. Siguiendo la amplia evidencia en este tema, los resultados confirman que invertir en innovación vale la pena en términos de mayor productividad, salarios y ventas. 

Por ejemplo, las empresas que se centraron en introducir innovaciones en sus métodos de producción o distribución obtuvieron los mayores incrementos en la productividad total factorial (13%), seguidas por innovaciones en prácticas contables y de recursos humanos. 

La innovación impulsa la productividad y el crecimiento económico. También puede hacer que las empresas sean más resilientes ante las crisis. Pensemos en cuántas empresas se vieron obligadas a adoptar nuevas formas de hacer negocios para sobrevivir durante la pandemia, que se ensañó particularmente con el Caribe.

Esto subraya lo crítica que puede ser la innovación para la supervivencia de las empresas. Ante las graves interrupciones en las cadenas de suministro globales y en la industria turística, las empresas del Caribe que pudieron innovar y adaptar sus modelos de negocio cambiando el enfoque, por ejemplo, a clientes en mercados locales, estuvieron en mejores condiciones de superar estos desafíos.

A pesar de las posibles ganancias en productividad y otros beneficios de la innovación, muchas empresas del Caribe aún sienten que es un camino cuesta arriba. Para entender mejor por qué, analizamos las principales barreras a la innovación entre las empresas del Caribe, comparando las respuestas recopiladas antes (2019) y durante la pandemia.

La falta de trabajadores con las habilidades necesarias para implementar prácticas innovadoras es el principal obstáculo para la innovación, un reto que se agudizó en 2020 -después de la pandemia- cuando aproximadamente el 90% de las empresas lo consideraron una restricción importante. 

En segundo lugar, el 87% de las empresas en estos países pequeños e insulares percibieron el tamaño de su mercado como una limitación significativa para la innovación durante la pandemia, frente al 69% en 2019.

El acceso limitado a financiamiento para la innovación también es un gran desafío, citado por el 80% de las empresas en 2020, frente al 60% en 2019. La mayoría de las empresas utilizan sus propios recursos para financiar la innovación, como adoptar nuevas tecnologías o procesos, con disparidades significativas según el tamaño: solo el 24% de las pequeñas empresas manifestaron financiar la innovación por sí mismas, en comparación con el 71% de las medianas y el 82% de las grandes empresas. Pocas, principalmente grandes empresas, obtienen préstamos específicamente para financiar la innovación (20%).

Estos hallazgos refuerzan la idea de que los servicios financieros para la innovación en el Caribe están poco desarrollados. También hubo un gran aumento en las percepciones del costo de la innovación antes y después de la pandemia, pasando del 26% de las empresas al 78% que lo citan como una restricción importante.

La innovación es claramente un desafío continuo para muchas empresas en el Caribe. Al trabajar para superar estas barreras mediante el desarrollo de habilidades laborales, aumentar el apoyo a los innovadores de pequeñas empresas y la expansión del acceso al financiamiento para la innovación, entre otras acciones, podemos ayudar a que más empresas sean más productivas, obtengan mejores beneficios, ofrezcan salarios más altos y estén mejora preparadas para hacerles frente a las crisis.

Para obtener más detalles, consulta el estudio de Acevedo et al. 2023, Innovación y Desempeño Empresarial en el Caribe, que forma parte de la Serie Desarrollo a través del Sector Privado de BID Invest. Los resultados de este estudio también se resumen en este DEBrief.

 

 

 

Autores

María Cecilia Acevedo

María Cecilia Acevedo is a Lead Strategy Officer at the Strategy and Development Effectiveness Department at IDB Invest in Washington, DC. Maria Ce

Joaquin Lennon

Joaquín Lennon es economista del Departamento de Estadística del Fondo Monetario Internacional desde el año 2022, donde lidera iniciativas destinadas

Stefano Pereira

Stefano Pereira trabaja en la División de Efectividad en el Desarrollo de BID Invest. Tiene una maestría en economía de la Universidad de Toronto y un

Rodrigo García

Gender

Posts Relacionados

  • Image showing an african-american woman smiling
    Mujeres afrodescendientes: talento y mercados no aprovechados por el sector privado

    El Grupo BID lanzó recientemente dos conjuntos de herramientas para apoyar el ascenso de las mujeres afrodescendientes en el sector privado de la región.

  • Image showing a group of sexually diverse people
    La inclusión laboral del colectivo LGBTQ+ es imperativo empresarial en la región

    La inclusión de la comunidad LGBTQ+ en el entorno empresarial es imprescindible para mejorar la retención del personal, la satisfacción de los empleados y la productividad.

  • Image of a woman working in tech industry
    ¿Qué nuevas brechas de género nos depara la innovación tecnológica y cómo las evitamos?

    Las nuevas aplicaciones tecnológicas tienen el potencial de ayudarnos a alcanzar la equidad durante la próxima década. Para eso, invertir en innovaciones que no reproduzcan los sesgos de género, sean desarrolladas por mujeres y promuevan la inversión de mujeres en tecnología es imperativo.