Capital climático: acción medioambiental de las empresas mediante el financiamiento mixto

El financiamiento mixto en las inversiones de capital no sólo ofrece retornos a los inversores comerciales, y hace que las operaciones en los mercados en desarrollo les resulten más atractivas, sino que también pone sobre la mesa la acción climática como una prioridad para las empresas de todos los tamaños.

Image

Supongamos que está al frente de una pequeña o mediana empresa en fase de crecimiento. Probablemente piense que aún no debería preocuparse demasiado por la responsabilidad corporativa en relación con el cambio climático, ¿verdad? Pues se equivoca.

El cambio climático se ha convertido en uno de los principales motores de la sostenibilidad empresarial. Para lograr avances significativos en materia de mitigación y adaptación al cambio climático, empresas de todos los tamaños pueden adoptar medidas, tales como medir su huella de carbono, descarbonizar sus operaciones internas y su cadena de valor, identificar e informar sobre sus riesgos climáticos o reaccionar y adaptarse a ellos.

Esto es lo que debe hacerse, y no es una quimera para una empresa que tiene poco dinero y busca aumentar sus ingresos rápidamente. Existen productos de capital de riesgo que pueden apoyar el crecimiento y la competitividad de las empresas con el impacto socioeconómico y medioambiental pertinente en América Latina y el Caribe (ALC).

Estos productos también pueden mejorar el impacto en el desarrollo de cada inversión, puesto que movilizan el capital privado y, al mismo tiempo, influyen en la adopción de mejores prácticas de gobernanza y de normas sociales y medioambientales en las empresas. La idea es que, una vez que estas empresas alcancen escala, puedan consolidar su posición en el mercado y convertirse en agentes de innovación. Cuanto más rápido alcancen escala, mayor será el impacto que logren, siempre que cuenten con el apoyo adecuado de inversores pacientes que agreguen valor.

Esto es importante porque el capital es escaso en regiones en desarrollo como ALC: a pesar del reciente crecimiento de la inversión de capital de riesgo en tecnología, la actividad de capital privado en la región es todavía incipiente en comparación con los mercados desarrollados. La región tiene una tasa de penetración de la inversión de capital privado a cinco años de sólo el 0,24% sobre el producto interno bruto anual, en comparación con el 2,56% de Estados Unidos. En un contexto en el que el crédito bancario es escaso, esto se traduce en menores niveles de productividad y empleo. 

Grafica

Para dar respuesta, BID Invest ha desplegado desde 2018 más de US$100 millones en inversiones de capital para apoyar el crecimiento de diez empresas en los sectores de tecnología, finanzas, energía, salud, telecomunicaciones y comercio minorista en ALC con un enfoque sectorial transversal respecto de la economía digital.

Además, a través del financiamiento mixto, BID Invest gestiona fondos concesionales de terceros destinados a inversiones en las que los riesgos reales o percibidos son demasiado altos para el financiamiento comercial independiente. Estos fondos juegan un papel catalizador para superar las barreras de acceso al capital privado en los mercados en desarrollo.

Volviendo a las empresas en fase de crecimiento, aquí es donde el uso de recursos de financiamiento mixto para invertir en una ronda de capital, junto con otras fuentes de capital comercial, puede ayudar a resolver los principales impedimentos para el crecimiento a los que se enfrentan las empresas con potencial de alto impacto en esa fase.

Estos impedimentos incluyen: en primer lugar, la falta de capital disponible para zanjar la brecha entre la inversión en la etapa inicial y el financiamiento en la etapa avanzada; en segundo lugar, la falta de capital paciente para ayudar a las empresas a desarrollar un modelo de negocio sólido, en un contexto en el que los proveedores de capital priorizan e incentivan el crecimiento rápido; y en tercer lugar, las dificultades para alinear las necesidades de crecimiento a corto plazo de las empresas con su impacto a largo plazo.

El financiamiento mixto en las inversiones directas de capital ofrece retornos a otros inversores comerciales, indica cuando existe una oportunidad y hace que esas operaciones les resulten más atractivas, si hay riesgos reales o percibidos que no están dispuestos a asumir. Una vez que se es accionista de una empresa, los fondos concesionales también pueden estructurarse e incluir incentivos para que la empresa dirija sus operaciones hacia la acción climática y priorice las acciones con mayor impacto a medida que el negocio crece. Este enfoque contribuye a que las empresas se distingan del resto: ALC sigue estando rezagada en materia de acción climática corporativa, a juzgar por las normas internacionales pertinentes.

Durante el último año, se han invertido US$11,5 millones de recursos de financiamiento mixto en tres operaciones de capital en las que ha participado BID Invest, junto con US$18 millones de capital propio de BID Invest y US$104 millones de inversión privada externa. 

A modo de ejemplo, en 2020, BID Invest cerró una inversión de capital en Cargo X, la mayor plataforma digital de transportadores de carga por carretera de ALC. Cargo X aprovecha la tecnología y los datos para conectar a los grandes cargadores con los pequeños transportistas en Brasil. BID Invest invirtió US$9,9 millones por cuenta propia y US$4,5 millones con recursos de financiamiento mixto de los Fondos de Inversión en el Clima (FIC).

La inversión de los FIC incluyó un mecanismo de incentivo para devolver acciones al plan de opciones de adquisición de acciones de la empresa tras haber alcanzado ciertos hitos, como forma de avalar el compromiso de la empresa con el desarrollo de una metodología sólida para medir las reducciones de las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de su modelo de negocio a través de la consolidación de la carga y la eficiencia de las rutas.

Con el desarrollo de esta metodología, BID Invest ayudó a Cargo X a formalizar su compromiso de medir el riesgo más grande de su modelo de negocio, y lo convirtió en una prioridad estratégica en un momento de rápido crecimiento, además de contribuir a zanjar la brecha de conocimiento y brindar un marco más riguroso para esta industria en crecimiento.

La estructura de inversión de BID Invest en Cargo X muestra la propuesta de valor que este enfoque aporta a las sociedades participadas, y aprovecha el efecto de atracción que ejerce BID Invest en el mercado al proporcionar incentivos innovadores para que las empresas aumenten sus compromisos hacia las estrategias de acción climática y objetivos específicos. A través de estos compromisos, las sociedades participadas están mejor preparadas no solo para identificar los riesgos climáticos, sino también para convertirlos en oportunidades de negocios a largo plazo.

Autores

Carlos Sánchez Reboiro

Carlos es Oficial de Gestión de Inversiones en el Equipo de Financiamiento de Equity & Mezzanine en BID Invest, al que se incorporó en 2018. Es respon

Equipo de Financiamiento Mixto

El equipo de financiamiento mixto supervisa el despliegue de fondos concesionales de BID Invest hacia proyectos altamente adicionales y c

Climate change

Posts Relacionados

  • banner
    Ventajas comerciales de los bonos vinculados a la sostenibilidad

    Los bonos vinculados a la sostenibilidad ofrecen ventajas clave para los emisores, como garantizar el pragmatismo de las estrategias de negocios y de sostenibilidad, la utilización de fondos para fines corporativos generales, la atracción y diversificación de los inversores y el potencial de la “prima verde” (o “greenium”, en inglés), entre otras.

  • Image
    El cambio climático también es cuestión de salud

    El cambio climático está afectando a un número de aspectos ambientales y sociales que tienen impactos directos e indirectos en la salud humana. Entender estos impactos puede ser determinante para alcanzar los objetivos del Acuerdo de Paris.

  • Image
    La vida con un auto eléctrico: ventajas de conducir un celular gigante que no contamina

    Pasar de un vehículo convencional a uno eléctrico no es no sólo un cambio de lugar de repostaje: es todo un cambio de mentalidad que ayuda al medio ambiente y te lleva a ver las cosas de otra forma. Piensen que un auto eléctrico es más bien como un celular gigante.