La acción climática más allá de cero emisiones netas: el desafío de la adaptación

Los riesgos climáticos van en aumento. Para limitar o evitar los impactos climáticos, las empresas deben integrar la adaptación a sus estrategias climáticas e invertir en resiliencia. Los servicios de financiación y asesoramiento para la adaptación son fundamentales para el sector privado.

Image

La adaptación al cambio climático se ha convertido en una necesidad.

El año 2021 se perfila como otro año récord en cuanto a fenómenos meteorológicos extremos y la temperatura de la superficie terrestre, y las noticias sobre inundaciones e incendios forestales devastadores se han convertido en algo habitual. La tendencia general es clara: el cambio climático no es algo que se producirá en los años 2050 o 2100. Está ocurriendo ahora y se está acelerando a un ritmo alarmante.  

La adaptación y la resiliencia son fundamentales para hacer frente al cambio climático y cumplir los compromisos del Acuerdo de París. Incluso si se aplicaran las medidas de mitigación previstas en las Contribuciones Determinadas a Nivel nacional (NDC por sus siglas en inglés) el calentamiento futuro seguiría siendo de al menos 3°C por encima de los niveles preindustriales, lo que pone de relieve la necesidad de adaptación. La próxima cumbre sobre el clima que se celebrará en Glasgow, la COP 26, tendrá conversaciones claves en torno a la adaptación ante la demanda mundial por más financiación para la misma. Cada vez hay más recursos disponibles para financiar la adaptación y la resiliencia en el sector privado.

El sector privado ha demostrado avances importantes en las acciones de mitigación. Los compromisos de cero emisiones netas, conforme al Acuerdo de París, han aumentado junto con el impulso para hacer frente a una crisis climática puesta de manifiesto por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático. La adaptación y la resiliencia deben ser parte de la ecuación para el sector privado. Las empresas pueden beneficiarse si establecen una estrategia climática sólida que abarque conjuntamente las acciones de adaptación y mitigación.

Grafica

Los argumentos comerciales para la adaptación son sólidos

La adaptación y la resiliencia tienen beneficios directos para las empresas, los proyectos y las comunidades. Como señala el Centro Global de Adaptación, aportan un beneficio triple al evitar pérdidas futuras, generar ganancias económicas y crear beneficios colaterales sociales y medioambientales.

Así como todos los sectores se ven y se verán afectados por el cambio climático, todos los sectores pueden adaptarse. La adaptación y la resiliencia pueden materializarse en sistemas de alerta temprana, en la construcción de infraestructuras más resilientes y en la inversión en soluciones basadas en la naturaleza. También pueden significar una agricultura inteligente desde el punto de vista climático o la diversificación de los proveedores para hacer frente a las perturbaciones derivadas de los fenómenos extremos. Es fundamental comprender las vulnerabilidades específicas del contexto mediante una evaluación del riesgo climático, y abordarlas estratégicamente para maximizar la propuesta de costo y beneficio.

Con el objetivo de alcanzar al menos un 30% de financiación climática, BID Invest apoya estratégicamente al sector privado en América Latina y el Caribe. Dado que en la actualidad el sector privado está centrando sus esfuerzos de acción climática en la mitigación, hay todavía pocos proyectos de adaptación a ser financiados. BID Invest está abierto a financiar a sus clientes en el desarrollo y financiación de tales proyectos.

Apoyo a los clientes

BID Invest tiene el compromiso de apoyar a sus clientes en la creación de resiliencia al cambio climático en sus cadenas de valor. Por ejemplo, BID Invest provee financiación y servicios de asesoramiento para fomentar la sostenibilidad de los proveedores de miel de Naturasol, que se han visto afectados por las crecientes inundaciones y sequías en Yucatán, México. La asistencia técnica y los insumos permitirán a 400 apicultores de ascendencia maya adoptar prácticas sostenibles y amigables con la biodiversidad, con las que se espera aumentar su productividad y su resiliencia climática.

En la evaluación de la vulnerabilidad climática de los proveedores de miel de Naturasol se analizaron las proyecciones del cambio climático, el riesgo de inundaciones, la sensibilidad a las variables climáticas y la capacidad de adaptación. Dicha evaluación fue la base para el desarrollo de un programa de capacitación y un plan de inversiones. Este programa tiene como objetivo proporcionar asistencia técnica sobre las mejores prácticas de producción y alimentación, gestión de plagas, cría de abejas reina, gestión de apiarios, reforestación con especies autóctonas y uso de pronósticos del tiempo para la toma de decisiones e implementación de medidas de prevención.

La asistencia técnica se complementa con el suministro de insumos para alimentar la colmena en momentos críticos, suministros para dividir las colonias y recuperarse de las pérdidas, inversiones en mejora genética, reforestación para preservar la flora autóctona, así como suministros para reubicar las colmenas en zonas de bajo riesgo. 

El Acuerdo de París ha sido un momento decisivo para limitar el calentamiento global a menos de 2°C. Asimismo, reconoce el papel relevante de la adaptación y la resiliencia. Para que el sector privado esté “alineado con París” es fundamental incorporar la adaptación, además de los objetivos de mitigación.

Mediante servicios de financiación y asesoría, BID Invest puede ayudar a sus clientes a evaluar su vulnerabilidad climática, y adoptar modelos de negocio resilientes y productivos ante la variabilidad climática y la creciente incidencia de fenómenos meteorológicos extremos, así como las crecientes demandas de sostenibilidad en los mercados en general.

Al elevar la adaptación y la resiliencia como elementos esenciales en la agenda de acción climática del sector privado y alentar a los clientes a incorporar objetivos de adaptación y resiliencia, BID Invest busca ayudar a los socios a unirse a esta importante causa mundial.

 

 

 

Autores

Camila Rodríguez Taylor

Camila es Consultora en el equipo de Cambio Climático de BID Invest, a donde ingresó en 2019. Es responsable de apoyar el desarrollo de inversiones cl

Nora Lambrecht

Nora Lambrecht es oficial de riesgo climático en la División de Asuntos Ambientales, Sociales y de Gobernanza de BID Invest. Trabajó antes en el área

Financial Institutions

Posts Relacionados

  • Image
    Banca abierta en América Latina y el Caribe: aquí y ahora

    La banca abierta (“open banking” en inglés), que permite a los proveedores de servicios externos acceder a datos financieros de instituciones financieras a través de API, está creciendo rápidamente debido a tendencias globales y la sed de innovación en la región.

  • Banner
    La digitalización de las cooperativas financieras, un imperativo para la inclusión

    La digitalización de las cooperativas, una parte fundamental del sector financiero de la región, ha comenzado a acelerarse. Hay numerosos ejemplos de progreso, desde Ecuador hasta Jamaica, que ofrecen razones para el optimismo.

  • Banner
    El auge del capital paciente: Mercados de capitales y crédito privado en América Latina

    El llamado capital "paciente" apoya la expansión de las empresas de tamaño medio, lo que permite impulsar la creación de empleo y respaldar la modernización. Se está convirtiendo en un componente habitual de la inversión de capital privado, a medida que los inversores buscan alternativas a los bajos rendimientos que caracterizan a los activos de renta fija.