Pasar al contenido principal

¿Por qué en América Latina y el Caribe debemos hablar sobre “Proptech”?

Las nuevas tecnologías para el sector inmobiliario, conocidas como Proptech, se hacen más relevantes en una región con alto número de habitantes citadinos.

¿Por qué en América Latina y el Caribe debemos hablar sobre “Proptech”?

El sector inmobiliario agrupa los activos más grandes del mundo, y en 2017 su valor alcanzó casi los US$300 billones. Está en gran parte fragmentado, es ineficiente y tiene a los grandes jugadores fijos en sus puestos. Tarde o temprano, la mayoría de las industrias con estas características se ven interrumpidas, y el culpable siempre son los “datos”.

 

La gran cantidad de datos que se generan, analizan y aplican a los bienes raíces están produciendo una transformación digital del sector inmobiliario. Las aplicaciones de tecnología de la información y la comunicación (TIC) alimentadas por datos, ayudan a reducir la asimetría de la información, proporcionan transparencia y, en general, contribuyen a mercados más eficientes. En el sector inmobiliario, esta tendencia está habilitada por una amplia gama de tecnologías convergentes: móvil, banda ancha, nube, macrodatos, inteligencia artificial (AI), Internet de las cosas (IoT), blockchain, impresión 3D y otras.

 

El sector inmobiliario tiene un ciclo de vida complejo, con varias etapas. Estas incluyen la tasación de tierras, adquisición y permisos, construcción, compra, venta y arrendamiento, renovación, inversión y financiamiento. Para describir todos los modelos y herramientas de negocios con tecnología habilitada que están transformando estas diferentes fases, se ha acuñado recientemente el término “Proptech” (propiedad + tecnología, en inglés), que hasta cierto punto todavía es algo difuso y en expansión. En esencia, Proptech encarna el lado transaccional de la industria de la propiedad, y en sus extremos toca a las FinTechs, a la tecnología de la construcción y a las ciudades inteligentes.

 

Modelos de negocio Proptech

 

Seamos realistas, las transacciones inmobiliarias son dolorosas. Cuando pensamos en la digitalización de los bienes inmuebles, imaginamos un mundo ideal en que los agentes inmobiliarios, los administradores de propiedades, los notarios y los otros intermediarios quedan excluidos. Sin embargo, cuando uno habla con estos actores del mercado arraigados, la famosa cita de Mark Twain siempre aparece: “Los rumores de mi muerte han sido muy exagerados”. Estamos de acuerdo.

 

 


 

 

 

 

El rastro del dinero Proptech

 

Cuando la oportunidad es buena, el dinero inteligente llega solo. Las Proptech han estado atrayendo la atención de los inversores internacionales y locales más inteligentes. Entre los más prolíficos se encuentra SoftBank, que ha invertido en WeWork, Opendoor, Compass, Clutter, View, Katerra y Fortress. En América Latina y el Caribe, Softbank realizó hace poco una inversión de US$250 millones en Quinto Andar, junto con Dragoneer, Kaszek y otros. Loft, por otro lado, ha recaudado cerca de US$90 millones a través de pesos pesados como Andreesen Horowitz, Monashees, QED y Valor Capital. Y el mes pasado, Flat y OpenCasa, dos compradores digitales, aumentaron el capital y la deuda.

 

Las instituciones financieras de desarrollo también están comenzando a aventurarse en el espacio, especialmente porque las viviendas adecuadas y asequibles ayudan a disminuir la fragmentación y las desigualdades, que son clave para la Agenda 2030 del Desarrollo Sostenible y la Nueva Agenda Urbana. El diseño de modelos de urbanización holísticos y el fomento de soluciones financieras innovadoras e inclusivas también son fundamentales para el cumplir el Objetivo de Desarrollo Sostenible 11 (Ciudades y comunidades sostenibles).

 

Todos los indicadores muestran que el ritmo de innovación en la cadena de valor de bienes raíces se está acelerando. Si bien los rumores de la desaparición de los jugadores tradicionales de bienes raíces pueden ser muy exagerados, también es probable que su próxima transacción de propiedad sea más fluida, más barata y digitalizada.■

 

Escrito por

Guillermo Mulville

Guillermo lidera el equipo de Telecomunicaciones, Medios y Tecnología (TMT) de BID Invest, adonde ingresó en 2016. Es responsable del desarrollo de

Juan G. Flores

Juan G. Flores es Oficial de Estrategia, Planificación e Innovación en el Departamento de Estrategia y Desarrollo de BID-Invest, donde analiza retos y

Energy

Posts Relacionados

  • Una trabajadora de la planta solar sonriendo a la cámara
    Ayudamos a una planta solar a contratar a más mujeres. ¿Seguirá el ejemplo el resto de la industria?

    El proyecto de energía solar Lucayas, en Las Bahamas, marcó un hito: fue pionero en la incorporación de mujeres en la construcción de parques solares fotovoltaicos. Lo aprendido durante este proceso puede ayudar a otras empresas a profundizar su compromiso con la igualdad de género.

  • Un reptil verde en una rama
    Tres desafíos que debemos superar para liberar el potencial del hidrógeno verde

    Varios países de América Latina y el Caribe cuentan con capacidades generación de energía renovable, abundantes recursos de agua y otras condiciones favorables para diversificar las matrices de generación eléctrica y descarbonizar segmentos industriales intensivos en uso de energía. Superar barreras legales, regulatorias, financieras, técnicas, y de mercado puede llevarlos al liderazgo mundial de esta energía limpia.

  • Estación de recarga eléctrica en Punta Cana
    No solo turistas: ahora también los automóviles se recargan de energía en Punta Cana

    La primera ‘electrolinera’ del Caribe en República Dominicana es un ejemplo del compromiso del sector privado con la transición energética en un país decidido a incrementar significativamente la generación de renovables en los próximos años.