Pasar al contenido principal

Bioeconomía: Negocios con la mirada en el planeta

Reemplazar productos químicos y materiales no sostenibles con bioproductos, extraer productos forestales como semillas y frutos, o generar bioenergía a partir de residuos agrícolas, son apenas algunas de las prácticas que están dando forma a oportunidades económicas a comunidades locales y, al mismo tiempo, protegiendo el ecosistema y mejorando la vida de sus habitantes.

Productos amazónicos

 

La bioeconomía es un término que ha ganado prominencia en los últimos años. Se refiere poner el foco en la sostenibilidad a lo largo de toda la cadena de negocios, por medio de la utilización de recursos biológicos renovables, como plantas, animales, microorganismos y biomasa, para producir alimentos, materiales, productos químicos, energía y otros bienes y servicios de manera sostenible.

Pero, ¿qué significa esto para la Amazonía?

La Amazonía, conocida como el “pulmón del mundo”, es una región rica en biodiversidad y recursos naturales. Sin embargo, también enfrenta desafíos significativos, incluyendo la deforestación y el cambio climático. Aquí es donde la bioeconomía puede jugar un papel crucial.

Del 11 al 13 de junio, la ciudad de Manaos, en pleno corazón de la Amazonía, se convertirá en un centro de innovación, colaboración e inspiración donde líderes globales y regionales se reúnen para discutir soluciones sostenibles durante la Semana de Sostenibilidad 2024 de BID Invest.


Semana de la Sostenibilidad BID Invest 2024 ¡Regístrate ahora! 


Se trata de un movimiento para escalar el impacto, elevar nuestros esfuerzos y dar paso a un cambio real en América Latina y el Caribe que resuene en todas las regiones del planeta. El evento será ocasión de dar un impulso renovado a la bioeconomía, con apoyo del sector privado. 

Uno de los aspectos más prometedores de la bioeconomía es su enfoque en el reemplazo de materiales no sostenibles. 

En la agricultura, por ejemplo, los plaguicidas biológicos son organismos naturales o sustancias derivadas de materiales naturales, incluyendo animales, plantas, bacterias, hongos y algunos minerales, sus genes o sus metabolitos, o material genético adicionado a la planta. 

Aparte de los plaguicidas biológicos, existen macroorganismos que también se utilizan para controlar plagas y se denominan comúnmente como controladores biológicos. Estos últimos incluyen insectos, ácaros y nemátodos que actúan como depredadores de plagas. 

Estos productos biológicos no sólo son más amigables con el medio ambiente, también pueden ser más eficaces y rentables.

 

Mucho más que tecnología y productos

El sector privado desempeña un papel crucial en este aspecto. Empresas líderes en el sector de maquinaria agrícola están invirtiendo en tecnologías que permiten una agricultura más sostenible y eficiente. Esto se logra mediante el desarrollo de maquinaria capaz de aplicar bioinsumos de manera precisa, lo que reduce el desperdicio y mejora la eficiencia en el uso de recursos.

Además, la bioeconomía también se centra en el reemplazo de materiales como los plásticos, por alternativas más sostenibles. Esto puede incluir el uso de cartón o papel, o incluso el desarrollo de nuevos materiales a partir de recursos biológicos.  


Contenido relacionado


Por ejemplo, los plásticos biodegradables, hechos de almidón de maíz o de papa, pueden descomponerse en un período de tiempo mucho más corto que los plásticos convencionales, reduciendo así la contaminación y el impacto ambiental.

La bioenergía es otro aspecto importante de la bioeconomía. Esto puede implicar el uso de residuos agrícolas, como el bagazo de la caña de azúcar, para generar calor, o incluso electricidad.  

Otro ejemplo son los biodigestores, que utilizan bacterias para descomponer los residuos orgánicos y producir biogás. Este biogás puede ser utilizado como fuente de energía renovable, proporcionando una alternativa sostenible a los combustibles fósiles.

Aquí también, el sector privado y las asociaciones de productores tienen un papel crucial. La Asociación Nacional de Cafeteros de Colombia, por ejemplo, ha trabajado en proyectos para utilizar los residuos del procesamiento del café para generar bioenergía.  

Esto no sólo proporciona una fuente de energía renovable, sino que también ayuda a reducir la cantidad de residuos que se producen.

Pero la bioeconomía no se trata sólo de tecnología y productos; también se trata de personas y comunidades. 

 

Nuevas oportunidades para un futuro mejor

En la Amazonía, la bioeconomía puede proporcionar nuevas oportunidades económicas para las comunidades locales, ayudándolas a mantener sus formas de vida tradicionales mientras participan en una economía moderna y sostenible.

La recolección y comercialización de productos forestales no maderables, como frutos y aceites esenciales, y la implementación de sistemas agroforestales, pueden aumentar la productividad y proporcionar ingresos sin deforestar. 

Además, el desarrollo de proyectos de ecoturismo basados en la biodiversidad y la cultura local puede atraer visitantes y generar empleo.

Otras oportunidades incluyen el desarrollo de productos biotecnológicos basados en la biodiversidad, y la participación en programas de conservación y pagos por servicios ecosistémicos. Estas estrategias promueven la sostenibilidad y mejoran la calidad de vida de las comunidades amazónicas.

La bioeconomía ofrece un camino hacia un futuro más sostenible para la Amazonía y para el mundo. 

A través de la innovación y la colaboración, podemos trabajar juntos para proteger este valioso ecosistema, al mismo tiempo que impulsamos el desarrollo económico y mejoramos la vida de las personas lo habitan.


Para registratre AHORA en la Semana de la Sostenibilidad de BID Invest, haz click en la imagen

SW24 Banner SPA

Escrito por

Paula Valencia

Paula Valencia es especialista ambiental y social de BID Invest, basada en Washington, D.C. y lidera el grupo de agronegocios dentro de la División Am

João Diniz Abud

João Diniz Abud es Oficial Ambiental y Social Líder de BID Invest en São Paulo, responsable por la evaluación de riesgos ambientales y sociales de nue

Agribusiness

Posts Relacionados

  • Un agricultor con una baya de cacao
    Los superalimentos también ayudan a cuidar la salud de la Amazonía

    El desarrollo de cadenas de valor sostenibles de quinua, cacao, sésamo y otros cultivos de alto contenido nutricional, puede abrir mercados internacionales, beneficiar a la región y las comunidades locales, y contribuir a los objetivos globales de desarrollo sostenible.

  • Trabajadoras en una planta de Agripac
    La empresa que adoptó la trazabilidad en su cadena de suministro y logró hacerse más sostenible

    En un mundo donde la sostenibilidad y la responsabilidad ambiental son cada vez más prioritarias, una compañía ecuatoriana adoptó nuevas normativas y estándares para garantizar prácticas éticas y ecológicas respetuosas con las comunidades locales.

  • banner
    Agrofotovoltaica: Una doble oportunidad para Latinoamérica y El Caribe

    La producción agrofotovoltaica combina los cultivos y/o crianza de animales debajo de paneles solares montados en el suelo. Al generar energía renovable, conservar el agua y realizar un uso eficiente de recursos, puede coadyuvar a un futuro bajo en carbono y resiliente al cambio climático.