Acción por el Clima, el efecto dominó del objetivo clave de desarrollo de la ONU

El Objetivo de Desarrollo Sostenible Número 13, Acción por el Clima, es una piedra angular para el resto de los objetivos. Es la pieza que, con su puesta en marcha, acciona las demás generando un efecto dominó.

Domino effect of climate action

Debemos atender la llamada de socorro del planeta. Y debemos atenderla sin más dilación. Los datos están ahí. Las emisiones de gases de efecto invernadero han aumentado una media anual del 1,5% en la última década, más del 50% sobre los niveles de 1990 y se han duplicado desde la primera revolución industrial.

La temperatura del planeta ha subido un grado; el nivel del mar se ha elevado 19 centímetros entre 1901 y 2010 y, de seguir así, puede llegar a subir casi dos metros para 2100, según los datos y estimaciones del último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Los daños humanos son enormes: se calcula que el cambio climático causa cinco millones de fallecimientos al año (el 9,4% del total de decesos) y las previsiones apuntan a que, de aquí a 2100, podrían fallecer 83 millones de personas, el equivalente a la población de Alemania, por causas ligadas al clima.

Las consecuencias económicas tampoco paran de crecer: solo en 2020, las pérdidas anuales causadas por catástrofes relacionadas con el clima superan los 268.000 millones de dólares, estima AON. El calentamiento global está provocando cambios permanentes en el sistema climático, cuyas consecuencias pueden ser irreversibles si no tomamos medidas urgentes ahora.

graph

Es evidente que el Objetivo de Desarrollo Sostenible Número 13, Acción por el Clima, es una piedra angular para el resto de los objetivos. Es la pieza que, con su puesta en marcha, acciona las demás generando un efecto dominó. Por supuesto, los 17 Objetivos de Desarrollo aprobados en 2015 son relevantes y necesarios pero, si no tomamos medidas para revertir el calentamiento del planeta, habrá menos recursos naturales, menos vida submarina, menos agua, más desigualdades de todo tipo, más pobreza, menos recursos económicos, menos trabajo, menos educación.

Dicho en positivo: actuando sobre el ODS 13, se obtienen importantes beneficios en seguridad energética (ODS 7), en salud y bienestar (3), en agua limpia (6), en crecimiento económico y empleo decente (8), en ciudades sostenibles (11) y en seguridad nacional (11). También se facilita la producción de alimentación con una agricultura más resiliente e impulsa el consumo responsable (12), además de proteger la biodiversidad marina (14) y los ecosistemas terrestres (15). Por eso, la Acción por el Clima es un pilar fundamental, condición sine qua non para el desarrollo del resto de objetivos.

Acción por el Clima es, además, el ODS en el que el mundo corporativo ha puesto el foco a la hora de fijar sus compromisos con la Agenda 2030, según datos de Global Compact. Hoy en día es difícil encontrar una gran compañía que no se haya fijado objetivos cuantitativos concretos de reducción de sus propias emisiones de CO2 para un horizonte de medio plazo (2030). Y cada vez es mayor la lista de empresas, organizaciones y países que se suman al compromiso por el clima. Diría que, al menos las grandes empresas, han hecho los deberes puertas adentro y en su perímetro habitual, pero deben aumentar aún más la inversión en desarrollo de productos y servicios innovadores e inclusivos, climáticamente inteligentes y con bajo nivel de emisiones de carbono. Necesitan prepararse para adaptarse al cambio climático y reforzar la resiliencia en sus operaciones, las cadenas de suministro y las comunidades en las que operan.

El camino no va a ser fácil. Para nadie. Como dice la ONU, los esfuerzos de los países firmantes del Acuerdo de París deben triplicarse para poner al planeta en la trayectoria del objetivo contener el aumento de la temperatura a un máximo 2°C y multiplicarse por cinco para lograr limitar ese ascenso al 1,5°C. No hay atajos. Lograr la neutralidad climática, alcanzando las cero emisiones netas sobre los niveles preindustriales de 1990, es un requisito crítico para evitar un daño irreversible. La buena noticia es que son múltiples los colectivos que están asumiendo su compromiso con una economía baja en carbono. 

Según datos de la ONU, un total de 130 países, responsables de más del 60% de las emisiones contaminantes, han establecido el objetivo de cero emisiones netas para 2050. Entre ellos figuran los siguientes de América Latina y Caribe: Argentina, Chile, Uruguay, Costa Rica, Panamá, Ecuador, Jamaica y Perú para 2050 y Brasil, para 2060. Surinam es neutral desde 2014 y Barbados, se ha fijado el objetivo para 2030.

Cada día más empresas privadas se suman a este objetivo, mientras el sector financiero, que tiene un papel clave en la transición a una economía baja en carbono, ha dado un paso al frente para ponerse al timón de las finanzas sostenibles. Reguladores y supervisores están espoleando el desarrollo de las finanzas sostenibles, algo clave para financiar la transición de una economía marrón, como definiríamos a nuestra economía actual, en contraposición a la economía verde que necesitamos construir para el futuro. Los consumidores, al igual que los ahorradores, especialmente las nuevas generaciones, también se han puesto del lado del clima y exigen productos y servicios que, lejos de causar daños adicionales al planeta, ayuden a revertir el cambio climático.

El perímetro de juego está perfectamente delimitado. Solo falta que todos avancemos hacia adelante y con agilidad en las casillas del tablero hasta llegar a la meta, una meta en la que, a diferencia de las competiciones, el primero no gana. Solo ganamos si llegamos todos.

(Una versión de este post fue publicada en El Español)  

 

 

 

Autores

Gema Sacristán

Gema Sacristán es la directora general de negocio de BID Invest. Se unió al Banco Interamericano de Desarrollo en el 2008 como oficial de inversión

Financial Institutions

Posts Relacionados

  • Image
    Banca abierta en América Latina y el Caribe: aquí y ahora

    La banca abierta (“open banking” en inglés), que permite a los proveedores de servicios externos acceder a datos financieros de instituciones financieras a través de API, está creciendo rápidamente debido a tendencias globales y la sed de innovación en la región.

  • Banner
    La digitalización de las cooperativas financieras, un imperativo para la inclusión

    La digitalización de las cooperativas, una parte fundamental del sector financiero de la región, ha comenzado a acelerarse. Hay numerosos ejemplos de progreso, desde Ecuador hasta Jamaica, que ofrecen razones para el optimismo.

  • Banner
    El auge del capital paciente: Mercados de capitales y crédito privado en América Latina

    El llamado capital "paciente" apoya la expansión de las empresas de tamaño medio, lo que permite impulsar la creación de empleo y respaldar la modernización. Se está convirtiendo en un componente habitual de la inversión de capital privado, a medida que los inversores buscan alternativas a los bajos rendimientos que caracterizan a los activos de renta fija.