Pasar al contenido principal

Titulización: Una herramienta para reasignar el riesgo crediticio y ampliar la base de inversores

La titulización es una herramienta útil para hacer frente a la aversión al riesgo por parte de los actores de los mercados de capitales. Es el proceso mediante el cual se agrupan varios tipos de activos generadores de flujos de efectivo, como hipotecas o préstamos, se los reempaqueta y vende como valores con distintos niveles de riesgo para los compradores.

Banner image showing a man working with his laptop

Los emisores de América Latina y el Caribe a menudo no pueden acceder a una base de inversores más amplia y diversificada debido, entre otras razones, al apetito de riesgo de los inversores. Muchos estarían muy interesados en participar en esos proyectos, pero les resulta difícil hacerlo por los posibles riesgos.

Una herramienta muy útil para hacer frente a este problema es la titulización. Se trata del proceso mediante el cual se agrupan varios tipos de activos generadores de flujos de efectivo, como hipotecas o préstamos, se los reempaqueta y vende como valores; lo que es más importante, también se ofrecen distintos niveles de riesgo a los compradores. 

Con esta herramienta, los emisores pueden gestionar mejor sus balances generales y diversificar sus fuentes de financiamiento, para reducir su dependencia del financiamiento bancario y obtener acceso a los mercados de capital. Los inversores pueden ampliar los tipos de activos y países en los que pueden invertir. La idea es que cada inversor evalúe la cantidad de riesgo que puede asumir.

La solución de BID Invest apoya estas operaciones de titulización para financiar iniciativas que produzcan un impacto positivo en el desarrollo. Estas iniciativas pueden estar directamente vinculadas a la cartera de activos que se titulizan, o el uso de los beneficios generados por estas operaciones puede destinarse a otros proyectos de alto desarrollo que son fundamentales para la misión de BID Invest en la región.

El uso de esta herramienta presenta varias ventajas para emisores e inversores. Éstas son:

  1. La titulización permite a los inversores diversificar su riesgo en una cartera amplia en lugar de centralizarlo en un único emisor.
  2. Puede proporcionar a los emisores acceso al capital que quizá no esté disponible a través de los canales tradicionales de préstamo, especialmente en una situación de financiamiento más escasa y costosa para los emisores de la región de ALC. Esto puede ser especialmente útil para las pequeñas y medianas empresas (PYME) de la región en diversos sectores económicos, dado que este producto les permite acceder también a financiamiento con mayores tenores en diferentes monedas y, al mismo tiempo, obtener una mayor visibilidad en el mercado.
  3. Puede mejorar la eficiencia y la disponibilidad del crédito. Las instituciones financieras pueden transferir los riesgos de cartera y vender sus activos como títulos, lo que les permite liberar capital que puede ser utilizado para otorgar nuevos préstamos y, por consiguiente, mejorar la disponibilidad del crédito para los prestatarios.
  4. Aporta estandarización y transparencia, por lo que contribuye a mejorar el funcionamiento general de los mercados financieros (de capital) de la región.

Un aspecto interesante es la diversidad de activos que pueden titulizarse y la capacidad de dividir la deuda en tramos teniendo en cuenta el apetito de riesgo de los inversores. Las estructuras de titulización se adaptan en gran medida a las características de los activos subyacentes y a las necesidades específicas de los inversores con diferentes apetitos de riesgo-recompensa.

Estas técnicas pueden aplicarse a una amplia gama de proyectos y clientes del sector privado, desde empresas e instituciones financieras hasta infraestructuras, y contribuyen a reforzar el compromiso de BID Invest con el financiamiento de la sostenibilidad a través de los mercados de capital.

Si bien las operaciones de titulización están menos desarrolladas en ALC que en otras regiones, consideramos que son claves para el desarrollo de los mercados de capital locales y la movilización de capital privado para el desarrollo de la región. Por lo tanto, este tipo de operaciones tiene un alto impacto en el desarrollo en relación con los proyectos generados no solo a través de dicho financiamiento, sino también a través del desarrollo de los mercados de capital locales y de los inversores que atrae.

Dado que las preferencias de los clientes difieren en múltiples aspectos, desde la liquidez hasta el alivio de capital para los bancos, la estructura puede adaptarse de diversas formas para ajustarse a las necesidades del cliente y del inversor. Dividir los títulos valores emitidos en diferentes categorías de riesgo se denomina “división en tramos”: los inversores pueden elegir invertir en el tramo que se ajuste al nivel de riesgo y rentabilidad que desean.

Los beneficios para los inversores son diversos.

  1. Riesgo y retorno personalizados: La división en tramos permite a los inversores elegir el nivel de riesgo y retorno que se adapte a sus objetivos de inversión, lo que puede ayudarlos a gestionar mejor el riesgo de su cartera y diversificar sus inversiones.
  2. Potencial de mayores retornos: Los tramos con riesgo más alto pueden ofrecer un potencial de retorno mayor, por lo que los inversores podrían obtener mayores retornos de sus inversiones.
  3. Mayor transparencia: La división en tramos proporciona a los inversores un mayor nivel de transparencia sobre los activos subyacentes en la titulización, lo que les permite tomar decisiones de inversión más informadas.
  4. Mayor liquidez: La división en tramos contribuye a aumentar la liquidez de los títulos valores, dado que los inversores tienen la opción de vender sus inversiones en el mercado secundario.
  5. Gestión del riesgo crediticio: Algunos tramos, como los privilegiados, podrían tener menor riesgo de incumplimiento de pago en virtud de las técnicas de estructuración.

La titulización puede resultar un producto relativamente complejo e implicar un proceso de ejecución engorroso para los emisores nuevos. La clave radica en trabajar con los clientes a lo largo de ese proceso, antes y después de la emisión de los títulos.

Antes de la emisión, puede evaluarse el grado de preparación de los clientes para emitir dicho producto, asesorarlos sobre todos los aspectos de la operación, estructurar el producto que se ajuste a sus necesidades, incluidos productos alternativos como financiamiento intermedio con garantía en activos hipotecarios o un préstamo estructurado antes de una futura emisión de titulización, y establecer una asociación a largo plazo con la entidad originante.

La participación de BID Invest en la emisión podría ser en forma de inversión directa en los títulos emitidos con diferentes niveles de riesgo, y de movilización de otros inversores. Esto podría abarcar también la provisión de una garantía de crédito sobre los títulos valores emitidos con el objetivo de reducir el perfil de riesgo de los valores en beneficio de otros inversores y ayudar a disminuir el costo de capital para el emisor. 

En resumen, no cabe duda de que el uso de la titulización y la división en tramos ofrecen beneficios para los inversores y emisores. Los acuerdos recientes con empresas que van desde la fintech mexicana Konfio hasta la aseguradora chilena AVLA son prueba de ello.

Si esos beneficios se combinan con las reglamentaciones correctas, la titulización puede ser una herramienta eficaz y poderosa para promover el crecimiento económico y el desarrollo del mercado de capitales en los mercados emergentes y en desarrollo. Revisaremos los detalles al respecto en una futura publicación.

Autores

José Ramón Tora

Virginie Couchet

Gender

Posts Relacionados

  • Una mujer en una instalación industrial
    Algunas muy buenas razones para cuidar la integridad de los bonos de género

    América Latina y el Caribe se ha convertido en una región líder en la emisión de bonos de género destinados a impulsar el empoderamiento de las mujeres. Estos instrumentos ofrecen soluciones prometedoras para que el mercado de capitales movilice fondos hacia proyectos que aceleren la paridad.

  • Una ejecutiva en una oficina
    ¿Cómo promover la igualdad de género en el sector privado? Hablemos de incentivos financieros

    No faltan mujeres con las cualidades de liderazgo necesarias para dirigir un negocio o destacarse en el lugar de trabajo. Lo que a menudo falta son las oportunidades para hacerlo. Los incentivos financieros basados en resultados pueden ayudar a llenar este vacío al motivar a las empresas a avanzar en la igualdad de género en sus operaciones.

  • Mujeers en una reunión de oficina
    Mujeres, riesgos y oportunidades

    Las mujeres hemos dado sobradas muestras de liderazgo firme. Desde posiciones de poder tomamos y manejamos con éxito los riesgos. Y como empresarias, ahorramos más y pagamos mejor. Sin embargo, aún hay mucho por hacer para lograr la paridad.